Esa extraña pelea entre Paciencia y Resultados

Sin saber porque o como, a veces llega esa sensación de inutilidad, de no saber para donde se va ni porque, esa sensación de estar perdido en un mundo extraño, que a veces nos sonríe y a veces nos pone zancadilla; esa sensación de no ver ver frutos, de no ver resultados pronto; entonces cada idea parece inútil y brillante al mismo tiempo, como si un genio y un idiota habitaran la cabeza al mismo tiempo y en sus discusiones se escaparán estas ideas que al final terminamos plasmando cada día, a cada momento con cada acto.

Pero estas sensaciones pasan, duran unos minutos, un par de horas, a lo sumo algunos días; ¿cómo pasan?, fácil, llegan otras ideas nuevas a ocupar ese lugar, alguna ilusión banal o trascendental, no importa, importa que desplaza a las otras ideas; a veces el orgullo y el deseo de mostrar que somos mucho más capaces, mejores, que también podemos, se imponen a toda esa patraña que se instala y se acomoda en cada mente, y cambiamos, volvemos a creer, a intentar, a triunfar o a fracasar.

Al final no importa, cada conmoción de nuestras cabezas transcurre tan rápido que ni nos damos cuenta, al final solo cada uno de nosotros es quien vive la incertidumbre, quien tiene que afrontar el dilema de elegir y actuar.

Hasta la próxima.

¿Qué Somos?

Somos la suma de cada cosa que hacemos.

Somos la manera en que podemos influir en otros.

Somos cuando ayudamos a otros.

Somos una cadena; todos los seres somos una red, si una parte se rompe, otras partes se resentirán, necesitamos vivir en sociedad y cada acción que hagamos afecta a otros y nos afecta a nosotros.

Así que al final somos cada acción o inacción que efectuamos en nuestras vidas, solos nos somos mucho, y tarde o temprano la soledad consumirá nuestras almas.

Así que cada cosa que aprendamos y enseñamos a otros nos hace mejores, fortalece la red y cuando se rompa sabremos llevar a cabo cada perdida, porque hemos aprendido, ayudado, crecido.

Hasta la próxima.