Roto

Dormía, pero mientras lo hacía, lloraba suavemente y un pequeño diálogo transcurría en su mente.

– Estoy roto, muy roto, tengo algo dañado, podrido, no sé que es, pero estoy roto.

– De alguna u otra forma todos los estamos, al parecer aquellos que triunfan tienen siempre algo roto, parece que es necesario estar roto para triunfar, como si al triunfar se remendarán los rotos, se curarán las heridas.

– No es agradable estar en esta situación, sentirse dañado, incompleto, estropeado.

– Todos los estamos, todas las personas tienen huecos, deseos, sueños, traumas. La humanidad está rota.

– Pero es bueno estar roto, esto nos obliga a vivir, a pelear, a luchar, a querer cumplir nuestros sueños, a seguir adelante. Estar rotos nos obliga a querer triunfar para curar esas heridas, para remendarnos.

Algunas lágrimas más rodaron por sus mejillas, lágrimas largas, profundas, cargadas de todo el sentimiento de sentir, pensar y llegar a estas conclusiones.

Luego respiro profundo y dejo de llorar. Había llegado la paz.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s