Una letra es una historia


— ¿Y qué es lo que sucede, por qué lloras?


— Porque debo contar una historia.


— Pero según entiendo debe ser corta.


— Si, pero ya no tiene sentido.


— Pero una historia puede ser tan corta como tu quieras.


— Pero ya no tiene sentido, ya me la hicieron dañar.


— No necesariamente, la historia la haces tu, puede ser tan corta como tu quieras, por ejemplo tan corta como una letra.


— No, no se puede.


— Si se puede, por ejemplo, imagina una historia que sólo tiene a la letra H, sólo la letra H, nada más. Es una historia muy corta y tiene sentido.


— No, no se puede, no tiene sentido.


— ¿Y por qué no?


— Porque la H no suena, es muda.


— Mmm, es cierto, pero podemos verlo de otra forma; mira, como la H es muda, entonces es una historia que no puede ser contada, porque la H no suena. Y aún así es una historia.


— Si, eso si es cierto.


 

 

 

 

Otra vez, (como en muchas otras ocasiones) la idea y la conversación es gracias a la pequeña pero sabia Camila.

 

 

 

 

 

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s