Encrucijada

Y si usted no cree en Dios (o si su imagen dista demasiado del ser omnipotente, justo y misericordioso, dador de vida, creador y juez del universo) ¿cómo hace para redimir sus pecados?, para librarse de toda esa mierda que lo atosiga y lo acribilla contra la pared, cómo librarse de eso que le han metido desde el nacimiento por un lado y que le surge de las entrañas por otro, la sensación de culpa, de malestar, de haber cometido un error, cuando usted se siente mal y parece no pertenecer a esta raza o a este mundo; ¿a donde corre? ¿a quién acude?

Encrucijada; le toca tragarse eso solo, como una boya descarriada que se ha soltado y se encuentra en la mitad del pacífico, flotando, sin nada más que su propia existencia, únicamente con su propia “boyitud”, sólo la boya, nada más; porque el océano inmenso, poderoso, a veces tranquilo y a veces furioso, como un animal monstruoso; es indiferente a la boya, y a lo que le ocurre, su existencia no se ve afectada por la boya así que ella no le importa.

Y esos pecados y esa culpa tendrá que expiarlas de alguna manera, pero siempre solo; porque como la boya, usted se ha soltado, ha querido ser libre y se ha largado, ahora nada lo ata, nada lo retiene; pero esa libertad tiene un precio alto, muy alto: no tendrá refugio, no tendrá amparo, no tendrá consuelo; su libertad es hermosa, pero costosa, ahora tendrá que ponerle el pecho a todo, aguantarse la vida y la tormenta, solo, malditamente solo, agarrarse a usted mismo y flotar lo mejor que pueda para no tragar demasiada agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s