Un hijo de puta orgullo

A veces empiezo a revolcar todos los rincones de mi memoria buscando momentos, tratando de encontrar nitidez y regocijo, el regocijo que tenía cuando ocurrieron dichos momentos, cuando no era más que un niño medio inútil e ignorante, ciego del mundo, de la vida, del inevitable ruido, de la eterna frialdad y de la imparable consecuencia funesta de vivir.

Revuelco todo, pero es como revolcar un espeso humo, esfuerzo los ojos, la memoria, pero solo me atraganto, me hago tonto y pierdo la paz y siento entonces el agobiante tamaño de los años, de la memoria pesada y lenta, del mastodóntico cúmulo de instantes vividos y desperdiciados hacia el fin de la vida.

Me canso, paro y me dejo caer al suelo y miro el desorden que he causado. Y veo solo pequeños fragmentos de todos esos recuerdos que son como pedazos de hojas arrancadas a un libro viejo y grueso. Y no dicen nada, son trozos sin sentido, inconexos, no representan nada, son como pequeñas partes de una magnífica pintura destrozada por el clima o por los vándalos minutos que amontonamos mientras respiramos.

Y me quedo allí, solo, mirando el desastre, y el silencio es grande y me arropa y sólo es incomodado a veces por la constante actividad de recordar. Y puedo estar allí por siempre, buscando algo que ya no está, o que por ahora no se deja encontrar, porque mi memoria es mala o porque los caprichosos sentimientos ocultan todos los recuerdos mientras me miran y se ríen desde lejos.

Y la tristeza se apodera de mi alma. La invade como cuando respiro en una mañana fría y el aire se mete en los pulmones, hiere y despierta todo adentro. Y es inmensa e indiferente. Pero surge entonces un maldito entrometido. Aquel que puede arruinar todo: el orgullo. Y le hace frente a la tristeza y me hace mover y me hace ser arrogante y terco y hasta estúpido. El orgullo no me deja estar aquí, me saca de la placentera tristeza. Me hace gritar y la rabia se apodera de la razón y la tristeza sigue ahí pero ahora se mezcla y se confunde con el orgullo, con la rabia y con una ceguera idiota que no me deja ver nada más allá que mi vida como una desértica montaña limpia, vacía de toda vegetación, pero inamovible, estando allí sola, quieta, terca y orgullosa para siempre.

Abandono aquel lugar desordenado para seguir respirando, para seguir viviendo, porque el hijo de puta orgullo se impone, y con lágrimas en los ojos por no haber encontrado el regocijo decido seguir adelante; sin cambiar, con la certeza de poder mantener mis decisiones, así el mundo me abandone por tomarlas; pero firme y adolorido, con la posibilidad de caer y volver a ponerme en pie así todo cause fastidio, asco y dolor, el maldito orgullo me hace seguir, así mi vida se resuma en fracasar cada vez más estruendosamente para volver intentarlo, así muera fracasando e intentado.

Anuncios

El maldito inclemente

Es triste como la memoria se anega con lágrimas de recuerdos borrosos, como el tiempo inclemente va dando martillazos en las cosas, las personas y los lugares que alguna vez conocí.

Como las calles se agrietan, las casas se caen, los árboles se secan, como las personas se van, y los recuerdos de ellas se van desdibujando.

Como trato de aferrarme a esos recuerdos, como trato de agarrarlos, pero las personas de mis recuerdos se deshacen y las agarro, pero no están y es como agarrar humo. Trato de recorrer los lugares que ellas recorrieron, pero ya no son aquellos lugares. Trato de respirar el aire que alguna vez respiraron, pero ya no es ese aire, porque sabe diferente.

Porque al ir a esos lugares ahora, ya nada es igual, porque parece que todo se detuvo y esas personas están allí, pero la vida real no es así, y mi memoria me sacó de ese lugar y ya no puedo entrar.

Porque a veces a esas personas las recuerdo, pero su recuerdo se me trata de borrar y me resisto, porque a veces me hacen tanta falta como la comida, como el aire, y entonces el vacío se instala adentro del cuerpo y se siente uno como un cascarón inmenso y frágil y tiene miedo de romperse, porque parece que dicho vacío está allí desde hace mucho tiempo y que es inmensamente difícil de llenar.

A mi abuela, porque la recuerdo a veces y deseo haber tenido más tiempo, pero el maldito inclemente no perdona.

Hasta la próxima.