Personas (I)

Caminaba, el ceño fruncido, hacía varios días pensaba en las mismas cosas, en otras personas y en él mismo; el día caluroso y hasta insoportable no ayudaba a calmar el desespero de su cabeza y su alma atribulada.

No sabía que creer, ¿será que todas las personas tienen sueños, metas, desean cosas tan profundamente como él? ¿será que todas lo logran? ¿el desespero por cumplir esos sueños lo tienen todos? en fin, muchas preguntas y pocas respuestas, como sucedía con casi todo en la vida.

Tenía la certeza de que tenía muchos sueños, estaba seguro de querer cumplirlos, aunque a veces todo parecía lejano y confuso, aunque a veces el camino es difícil y largo, aunque a veces se siente cansado y sin ánimo; tiene sueños.

Sin embargo también era débil, se cansaba, sufría y lloraba, aunque no siempre físicamente, lloraba por dentro, a veces su sufrimiento sólo lo conocía él, se tragaba todo eso y seguía como si nada, era orgulloso y estúpido; seguía soñando.

A veces no quería seguir, se preguntaba si todo esto tenía un final feliz, es más se preguntaba si tenía un final, porque todo parece seguir siempre, parece nunca acabar, parece circular, parece repetitivo y agotador.

A veces quería largarse al carajo, dejar todo atrás, vivir por el simple placer de vivir, como viven los arboles o los animales: comer, vivir, comer dormir; vivir, sólo vivir; sin deseos, sin sueños, sin preocupaciones, más que por aquello que realmente es necesario: comida y techo, lo demás irá llegando o se fabrica.

A veces quería dejar todo atrás, sólo desaparecer, como un pensamiento fugaz, como un suspiro de alivio, como una bonita noche, como un caluroso día, vivir y ser feliz, para terminar algún día.

A veces quería, pero nunca podía, algo le retenía, le hacía pensar, le detenía, lo atormentaba, eran sus deseos, era su alma, quería algo, no sabía exactamente que, cariño, fama, dinero, amor, no sabía que, pero siempre seguía insistiendo, a pesar de que muchas cosas le parecían falsas, tontas o inutiles, a pesar del mundo que se desmoronaba siempre seguía.

Era esa contradicción constante entre lo que se piensa, lo que se desea, lo que se necesita, lo que se hace, lo que se obtiene y lo que se tiene; rara vez coincidían todas y eso le desesperaba.

Pero aún así, a pesar de todo eso, a pesar de sufrir, de que su mente fuera tormentosa, de que la paz y la tranquilidad fueran esquivas, aún así, él seguía, no sabía porque, pero seguía.

 

– ¿Será que todos tenemos las mismas necesidades, los mismos deseos y sueños?

Sería bueno poder mandar todo a la mierda e irme al carajo, al Sahara, a China, a vivir como los Tuareg o como un monje budista, donde nadie espera nada mio y yo no espere nada de nadie, a comer vivir y dormir.

 

….

 

– No, pero no. Yo soy mucho más que todo esto, soy más que los problemas, más que la vida, más que otras personas, más que otra gente, soy mucho más que el mundo entero; voy a cumplir cada meta que tengo y luego si desaparece como una pompa de jabón, rápido y sin dolor, jaja.

Voy a hacerlo, tengo que hacerlo, quiero hacerlo.

Seguía caminando, faltaba poco para llegar a su destino, la rabia y la energía producían una extraña mezcla en él, había algo claro, a pesar de todo, no se rendiría, insistía e insistía.

Lo había aprendido en una de las pocas cosas que le gustaban y que amaba con el alma: el fútbol, para él en el fútbol no había fracasos o éxitos, sólo el juego y listo, nunca se rendía, prefería morir jugando a rendirse. Luego terminaba el juego y lo olvidaba.

Al parecer la rabia, el orgullo y un poco de indiferencia eran el impulso que lo hacían continuar, eran las motivaciones que le movían, que le alimentaban, no eran las mejores, pero lo mantenían a flote.

El calor implacable no cedía y aún así muchas personas seguían caminando, muchas tenían sus rostros cansados y  sudorosos, pero se seguían moviendo, miles de personas con infinitos deseos, llenas de dudas, de rabia, de pasión, de sufrimiento y amor, todas seguían a su manera, todas seguían pensando, peleando en su interior y sudando al exterior.

Hasta la próxima.

Anuncios

Sin Título – Primera parte

El entramado regular de los ladrillos es fascinante, siempre lo ha sido, no importa el tipo del ladrillo o el tamaño, solo las formas que dibujan en millones de pisos del mundo, sea un parque, una casa, un museo, una calle, en fin.

Mientras corría la vista pasaba rápidamente sobre los ladrillos, e intentaba seguir un sendero imaginario entre dos hileras de ladrillos, como si existiera una barrera que no lo dejaba salir del sendero.

Corría, respiraba, sudaba, físicamente era sencillo, pero su mente hacía otra cosa, divagaba, soñaba; suele pasar: hacer una actividad y soñar en otra, la maravillosa mente humana: flexible, creativa, única.

Llevaba 5 minutos corriendo, pero su cabeza llevaba mucho más tiempo activa: horas.

– ¿Qué son 30 minutos?

– Es poco, pero ya estoy cansado.

– No importa, debemos aguantar, vamos a lograrlo, son 30 minutos de bienestar, es una meta, vamos a cumplirla, vamos a terminar, luego todo será mejor.

– ¿Y para qué?

– ¿Para qué qué?

– ¿Para qué hacemos esto?

Largo silencio, las respuestas no llegaban, sus pensamientos se perdían tratando de buscar una justificación honesta a la pregunta.

Parece ser que la gran mayoría de las cosas que se hacen no tienen una justificación certera: comer, dormir, un techo, ropa, relacionarse con otros, estás son incuestionables, pero y las otras: fama, dinero, carro, prestigio, otro carro, más dinero, poder, más dinero, más fama, más poder; termina volviéndose un circulo, difícil escapar de él.

– Para estar bien, corremos para estar bien y por más cosas.

– ¿Cuáles?

– Por disciplina, por perseverancia, también para estar cansados, para no tener demasiada energía para estar pensando en patrañas, cansar el cuerpo a ver si podemos cansar la mente.
Y ese punto es importante y válido para mi.

– Perfecto, vamos a correr, ya queda poco, quedan 5 minutos,ya casi terminamos y será bueno para todos.

– Si, cada día es un camino, es un pequeño escalón, pequeños logros, pequeñas carreras, la de hoy la estamos acabando, estamos terminando.

El cielo empezaba a abandonar su oscuridad y a tornarse de un azul pálido, las luces del alumbrado público se iban apagando, había terminado, sudaba copiosamente, pero la satisfacción de haberlo logrado era inmensa.

Comenzaba el día, su cabeza estaba tensa pero callada, parecía cierto eso de cansar el cuerpo para cansar la mente.

– Todo es lucha, desafío, elección, ¿triunfaremos o fracasaremos?, no lo se, pero seguiremos intentándolo, mañana de nuevo.

Empezaba ahora la otra lucha, la más difícil, la del día a día, la rutina, el trabajo, el estudio, pensar, hacer, pensar, comer, pensar, dormir, pensar.