Sin Título – Segunda Parte

Un olor, un gesto, un ademán o cualquier otra cosa, algo tan simple como eso se la recordó en la mañana; y ya no se pudo sacar su imagen, su recuerdo durante el resto del día.

Lo difícil no era recordarla, era mortificarse con sueños y deseos, cosas que tal vez nunca pasarán, millones de cosas y detalles que se quedaron sin hacer, sin decir, sin sentir y todo eso formaba un nudo, un atragantamiento, se sentía incomodo; quería salir y buscarla como un poseso sin importarle nada ni nadie, sólo ella.

Pero la razón estaba siempre ahí, tan bien asentada que controlaba cada impulso de este tipo, se imponía; y entonces nuevamente el debate, la lucha: pensamiento contra sentimiento, deseo contra razón; desde chico le enseñaron a pensar cada acto y así lo seguía haciendo, como un perrito, moviendo la cola obedientemente, moviendo la cola contento.

Mientras tanto ella y su recuerdo, la tortura que representaba seguía allí, en su cabeza, en su alma, no se iba, por lo menos durante aquel día. Él se sentía feliz, pero triste; era una felicidad recordarle, sentirla así fuera en sueños, en cosas que sólo pasaban en su cabeza; triste era darse cuenta que eso no pasaba, que todo era sueño e ilusión. Tortura placentera, enigmático y contradictorio, pero eso estaba viviendo.

Mientras las horas se le esfumaban como agua entre las manos, él hacía una tregua consigo mismo:

“…no vale la pena atormentarse y ser feliz, al mismo tiempo, con recuerdos, con sueños que tal vez no se hagan realidad, tal vez esta sensación y su recuerdo me acompañen todo el día, pues bien, dejaré que así sea, y muy seguramente los sueños y deseos también continúen, pero trataré de que la tristeza no me embargue, tampoco caeré en la trampa de la felicidad extrema, por hoy viviré con su tormentoso recuerdo, ya llegará mañana y será otra cosa.”

Cuando llego a su casa, comió, se recostó y entro en ese gran palacio donde todo es posible, el palacio de Morfeo, el durmió, no soñó nada, durmió profundamente y ella, ella sólo se esfumo.

Hasta la próxima

Anuncios